Requisitos legales y logísticos de una Tienda Online

requisitos previos a lanzar una tienda online

Según el Estudio Anual de eCommerce 2020 de IAB Spain, 7 de cada 10 internautas ya realiza compras en internet, lo que se traduce en 22,5 millones de españoles de entre 16 y 70 años. Además, la frecuencia de compra online se eleva a 3,5 veces al mes con un gasto medio por compra de 68€.

Y no es de extrañar. El Covid-19 y las situaciones de confinamiento han incrementado la necesidad de la compra online, a lo que debemos sumar el avance de la era digital, que facilita cada vez más los procesos de compra y la seguridad de los pagos y envíos.

Esta realidad está impulsando cada vez más la creación de comercios electrónicos y la industria eCommerce se hace más fuerte año tras año. Si ya tienes tus productos y tu modelo de negocio listo y quieres dar el paso para empezar a vender en internet, debes saber que existen ciertos requisitos legales y no legales que deberías tener en cuenta:

¿Qué requisitos legales debe cumplir una tienda online?

Es necesario que tu tienda y tu actividad estén acorde con las Leyes actuales. A grandes rasgos, los requisitos legales para una tienda online son los siguientes:

Elección de tu forma jurídica

Podemos diferenciar entre aquellos que ya poseen una tienda física y los que no:

  • Para aquellos que no poseen una tienda física y quieren abrir un comercio online, primero deben tener clara su actividad: venta de ropa, consultoras online, servicios de diseño, etc. Una vez clara la actividad deberán elegir su forma jurídica: autónomo, cooperativa, sociedad limitada, etc.

    Para ello deben darse de alta en Hacienda y en la Seguridad Social y especificar el epígrafe del Impuesto de Actividades Económicas (IAE). Todas las personas físicas o jurídicas que realicen una actividad empresarial, profesional o artística están sujetos a este impuesto.

    Pero tranquilo, la ley recoge determinadas excepciones, entre ellas:
    • Los autónomos y sociedades durante sus dos primeros años de actividad.
    • A partir del tercer año, solo deberán pagar el impuesto aquellos que durante el primer año su negocio ya superó la cifra de 1.000.000 de euros.
    • Las fundaciones y entidades sin ánimos de lucro.

  • Por el contrario, los que ya poseen una tienda física, deberán presentar solamente una declaración censal en Hacienda informando del nuevo epígrafe del IAE y en la Seguridad Social con el formulario TA-521.


Este requisito es mejor que los consultes con un asesor fiscal, ya que te puede aconsejar cual es la mejor opción dependiendo de tu situación específica.

Normativa Legal que afecta al comercio electrónico

Además de cumplir ciertas normativas de cualquier otro negocio que tenga una tienda física, como son la obligación de emitir facturas y ofrecer un sistema de reclamaciones, el comercio online tiene la obligación de cumplimentar las normativas específicas referidas al tratamiento de datos personales de los usuarios, política de cookies, así como las obligaciones sobre venta a distancia y las especificaciones de defensa del consumidor.

A continuación, veremos con más detalle cada una de estas normativas:

Leyes de Protección de Datos Personales

Primero de todo debemos saber que existen dos normativas que hacen referencia a este aspecto:

  • El RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) es un reglamento aprobado por la Unión Europea cuyo fin es asegurar la protección de la información personal. Esta Ley afecta tanto a los negocios establecidos dentro del territorio europeo, como aquellos que no lo están pero que operan con ciudadanos europeos.

  • La LOPD (Ley Orgánica de Protección de Datos, también conocida como LOPDGDD, Ley Orgánica de Protección de Datos y Garantía de los Derechos Digitales) es una normativa interna en España que concreta ciertos aspectos de la RGPD.

Sintetizando dichas leyes, podemos destacar las siguientes obligaciones con respecto a los eCommerce:

  • La inclusión de una página de Política de Privacidad donde se especifique los términos en que la empresa protege la información que proporcionan los usuarios al utilizar su sitio web, qué tipo de información es recogida, así como el uso que se la da a dicha información y la forma de contacto para que el usuario pueda ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición.

  • Solo se podrá mandar correos electrónicos publicitarios a personas que nos han dado el consentimiento expreso. Para ello debemos añadir en todos los formularios (de suscripción a newsletter, de contacto, de registro…) una casilla donde el usuario deba aceptar expresamente la política de privacidad del sitio web. También deberá aparecer debajo del formulario un apartado donde se indique de forma clara la información básica sobre la protección de datos. Concretamente los puntos relativos al responsable del tratamiento, la finalidad, la legitimación, el destinatario, los derechos y un enlace para ampliar la información (que normalmente será la Política de Privacidad).

  • Por último, en cada newsletter que se envíe deberá aparecer un enlace para facilitar que el usuario pueda darse de alta sin complicaciones.


Para saber que pasos debes seguir para adaptar tu sitio web a la RPGD y LOPD la mejor opción es consultar un abogado especialista y seguir el listado de cumplimiento normativo que expone la Agencia Española de Protección de Datos en su página web.

Política de Cookies

Las cookies son pequeños archivos de texto que se utilizan para almacenar pequeños fragmentos de información en el navegador del usuario. Existen diferentes tipos de cookies que recogen tipo de información distinta (esenciales, estadísticas, de marketing, funcionales y de preferencias).

La obligación que existe de cara a nuestra tienda online, es la de informar al usuario cuando entra en el sitio web de que se están utilizando cookies, así como brindarle la opción de manera explícita de aceptar o rechazar el uso de todas estas cookies antes de que sean instaladas en el equipo, o de elegir cuáles sí aceptar y cuáles no. Asimismo, deberemos incorporar una página referente a la política de cookies donde se especificará:

  • Qué son las cookies
  • Qué tipo se utilizan en el sitio
  • Cuál es la utilización, con qué fines y por quién.
  • Cuándo caducan y cómo desactivarlas.

La Ley de Servicios de Información y Comercio electrónico (LSSI o LSSICE)

Según la LSSI, las empresas que realizan comercio electrónico u otros servicios en internet cuando sean parte de una actividad económica, deberán suministrar explícitamente la siguiente información:

  • Nombre o Denominación social
  • Número de Identificación Fiscal (NIF)
  • Domicilio
  • Dirección de correo electrónico y otros datos de contacto relevantes.
  • Inscripción en el Registro Mercantil para sociedades.

Toda esta información suele estar indicada en la página de Aviso Legal. En las condiciones de uso debemos incluir toda la información relacionada con las condiciones del servicio y los derechos y deberes de los clientes. Concretamente deberemos incluir la siguiente información:

  • Plazo de preparación de los pedidos: desde que recibes el pedido hasta que lo envías.
  • Tiempo y precios de envío determinando las diferencias entre zonas, si las hay.
  • Política de devoluciones, indicando quién corre con los gastos.
  • Formas de pago y cómo se garantiza el pago seguro.
  • Explicación del proceso de compra.
  • Condiciones de uso del ecommerce.

Ley de Ordenación del Comercio Minorista

La Ley de Ordenación del Comercio Minorista también regula las ventas a distancia sin necesidad de que ambas partes estén presentes físicamente. Se establecen las siguientes medidas:

  • Plazos de entrega: si la web no indica el plazo de envío, la entrega deberá realizarse en un plazo máximo de 30 días desde que se hizo la compra.
  • Derecho de desistimiento y cancelación: el comprador tendrá derecho a desistir de su compra durante un período de 14 días naturales sin la necesidad de indicar ningún motivo. Asimismo, quedan anuladas todas las cláusulas de penalización que se impongan al consumidor por desistir.
  • Sustituciones: en caso de no hallarse disponible el bien o servicio contratado, cuando el comprador hubiera sido informado expresamente de tal posibilidad, el dueño podrá suministrar sin aumento de precio un bien o servicio de características similares que tenga la misma o superior calidad.
  • Pagos mediante tarjeta: el titular de la tarjeta podrá exigir la anulación inmediata del cargo, si el importe de una compra o servicio hubiera sido cargado de forma fraudulenta o indebida.

Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios

Como su propio nombre indica, esta ley tiene como objetivo defender a los consumidores por lo que establece ciertos requisitos para las tiendas online:

  • Es obligatorio indicar claramente el precio final del producto o servicio antes de que finalice la transacción y deberá ser aceptado de manera expresa por el consumidor.
  • El plazo de devolución será como máximo de 14 días naturales.
  • Se deberá incluir un formulario para poder cancelar el pedido.
  • En caso de que el producto sufra daños durante el transporte, el dueño de la tienda se tendrá que hacer responsable.

Cabe destacar finalmente, que el hecho de no respetar las anteriores leyes mencionadas podría acarrear expedientes sancionadores, generando una multa e incluso el cierre del negocio.

Requisitos Logísticos de una tienda online

Si bien es cierto que los requisitos logísticos varían según el modelo de eCommerce elegido (como por ejemplo, con Dropshipping, donde se eliminan las tareas de almacenaje, envío y preparación del pedido), en este artículo he querido centrarme en el modelo de comercio electrónico tradicional.

¿Entonces cuáles son mis opciones? A continuación, te muestro los tipos de logística:

  • Almacén propio: en este caso almacenas tú mismo los productos y los envías mediante una empresa de transporte. Para saber cómo elegir el mejor proveedor de envíos para tu tienda online es ideal realizar una comparativa de los principales proveedores en tu país y ver cuál encaja mejor con tus necesidades específicas.

    En los últimos años han surgido numerosos comparadores web que buscan para ti el mejor precio disponible y aunque la mayoría funciona de manera parecida, destacaría Packlink y Genei por su dilatada experiencia y reconocimiento.

  • 3PL (Third Party Logistics): en esta situación contratas a una empresa para que almacene y envíe los productos por ti. Las 3PL cobran una cuota mensual de almacenaje por metro cuadrado y otra cuota por envío, la cual variará dependiendo de la cantidad de pedidos que tengas.

    Esta opción te libera de las taras de almacenaje, envío y preparación de pedidos, pero te imposibilita tener el control total sobre la experiencia del cliente, como por ejemplo: el packaging, la gestión de retrasos en los envíos, la gestión de las devoluciones, etc.

Bonus: otras cuestiones a tener en cuenta antes de lanzarte al eCommerce

Aunque no son requisitos en sí mismos, he creído conveniente incluir las siguientes cuestiones, ya que tendrán un impacto en los resultados de tu tienda online y merecen una reflexión a parte:

  • Elección de zonas de envío: existe la falsa creencia de que la venta online te va a permitir vender fácilmente en todo el mundo.

    Mientras que es cierto que el comercio online tiene muchísimas ventajas respecto al comercio offline, entre ellas, la eliminación de las barreras geográficas, no debemos olvidar una serie de problemáticas que puede acarrear querer vender por igual en todo el mundo, sobre todo cuando estás recién empezando con tu eCommerce.

    Existen diversas consideraciones a la hora de elegir dónde hacer nuestros envíos, como los tiempos de entrega y los gastos de envío.

  • Elección de los métodos de pago:  Para garantizar una buena experiencia de compra para tus usuarios, es fundamental que tengamos una navegación intuitiva, un diseño claro que no lleve a confusiones y un sistema para que puedan buscar y encontrar los productos sin problemas.

    Pero una vez el usuario ha tomado una decisión y se dispone a realizar el pago, no queremos que la calidad de la experiencia disminuya, ya que las opciones de pago que ofrezcas a tus visitantes pueden marcar la diferencia entre convertirlo en cliente o no.

    Debemos tener en cuenta que cuantos más métodos de pago ofrezcas en tu eCommerce más posibilidades tendrás de convertir una venta, ya que te adaptarás mejor a las necesidades de tus visitantes.

    Sin embargo, a mayor número de opciones, mayor será el coste para el propietario de la tienda, por tanto, es importante conocer las formas de pago esenciales que dependerán de tu actividad, tus productos y tu target cliente. Los principales métodos de pago para eCommerce son:
    • Tarjeta de crédito/débito
    • Paypal
    • Transferencia bancaria
    • Contra reembolso

Resumen

En conclusión, existen diversos requisitos y opciones que debes plantearte antes de lanzarte con tu tienda online para cumplir con la normativa vigente, así como optimizar tus beneficios. A modo de resumen:

  • Elegir tu forma jurídica e informar a Hacienda y Seguridad Social.
  • Redactar y exponer de forma explícita la información necesaria conforme a la normativa vigente (RGPD, LOPD, LSSI, LOCM, LGDC)
  • Asegurar la implementación de las medidas que implican la Política de Privacidad y Política de Cookies.
  • Elegir el modelo logístico de tu eCommerce.
  • Hacer una selección de zonas de envío.
  • Elegir los métodos de pago más adecuados para tu tienda online.

Sobre el autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Índice de contenidos